Publicaciones
Informe percepcion social del juego en españa 2014

En España, la crisis ha llevado a los españoles a consumir juego de manera más racional. Juega prácticamente todo el mundo pero con menos frecuencia y gastando menos dinero. Ésta es una de las principales conclusiones extraídas del V Informe percepción social sobre el juego de azar en España 2014, elaborado por la Fundación Codere, junto a la Universidad Carlos III de Madrid y su Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB).

El estudio revela ciertos cambios en el consumo de las distintas modalidades de juego por parte de los españoles en el 2013. Las encuestas realizadas indican que el juego online parece haber alcanzado cierto grado de madurez, registrándose un descenso en el número de jugadores de 2012 a 2013, de un 4,2% a un 3,3%, cerca de 1.150.000 jugadores. Además, uno de los datos más destacados es que el 43,3% de los jugadores online lo hace en webs no autorizadas por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) y un 12,8% reconoce no utilizar nunca webs acabadas en “.es”, por lo que juegan, sistemáticamente, en páginas ilegales.

En relación a las apuestas deportivas presenciales, el consumo de esta actividad sigue creciendo, conforme se van autorizando en las distintas comunidades autónomas. En 2013, cerca de un millón de personas apostó a resultados deportivos, es decir, alrededor de un 2,8% de los españoles. El perfil de este jugador resulta ser fundamentalmente masculino (80%) y su gasto medio por apuesta alcanza los 4,21€. La alternancia en el uso de los canales on/offline de juego pone de manifiesto que la “comodidad del juego online” podría desplazar ciertas compras presenciales, como ocurre con el consumo de los medios de comunicación.

La actividad de ocio en las salas de bingo es percibida de manera positiva por los jóvenes. Este dato destaca y revela un potencial nicho de crecimiento en este sector del juego, tras acometer una “renovación” necesaria para captar a un público más juvenil.

En conclusión, el presente Informe demuestra que la crisis en España ha reducido el consumo de las actividades que los españoles destinan al ocio, entre ellas el juego. En el ámbito del juego online queda mucho camino hasta consolidar el juego legal, dado el importante porcentaje de jugadores que reconoce hacerlo fuera de las páginas legales de juego.

vuelve al comienzo de la página