Publicaciones
Informe percepcion social del juego en españa 2015

Desde el año 2009, la Fundación Codere y la Universidad Carlos III de Madrid -a través de su Instituto de Política y Gobernanza, IPOLGOB- publican este informe de Percepción social sobre el juego en España, que revisa la situación de la industria a través del análisis del consumo de esta actividad por parte de los españoles.

Entre las principales deducciones de esta VI edición destaca que, en contra de la idea difundida, en momentos de crisis los españoles no han buscado en los juegos de azar la forma de resolver sus problemas económicos ya que, su gasto en este ámbito, se ha ido reduciendo en la misma medida en que lo ha hecho su desembolso en alimentación o en otro tipo de entretenimiento.

Otra conclusión novedosa es relativa a los índices de incidencia del juego problemático, al señalar que se encuentran entre un 0,1% y 0,4% de la población adulta, lo que significa estar en niveles muy alejados de países como Estados Unidos o los asiáticos y por debajo también de naciones que cuidan extremadamente sus políticas públicas en cuanto a juego responsable, como Suecia, Canadá o Alemania.

Si bien es cierto, tras la implantación del juego online, el comportamiento compulsivo respecto al juego comienza a afectar a sectores de la población mucho más amplios. Entre ellos, los adolescentes, atraídos no tanto por el juego en sí como por el consumo de Internet en general, a lo que se une su deseo de sentir experiencias y sensaciones nuevas en distintos ámbitos calificados socialmente como “prohibidos” para su edad. Los jugadores online, a tenor de sus declaraciones, juegan cada vez con más frecuencia y dedican una cantidad mayor de tiempo a esta actividad: unos tres cuartos de hora al día. Además, en sus respuestas se observa una fuerte tendencia a pensar en el juego o a planificar la próxima vez que se jugará, de forma que un 10,9% afirma que lo hace con frecuencia. Estos datos, y el hecho de que los niveles de juego problemático son algo más elevados entre los jugadores online, indican que el principal problema se concentra en esa modalidad de juego.

En el año 2015, casi el 80% de la población española participó en algún sorteo o se acercó a un local de juego y, por tipología, un año más las apuestas deportivas presenciales se consolidaron como el juego privado con mayor dinamismo, con un crecimiento del 25% respecto al 2014. En relación al juego público, se mantiene una leve tendencia a la baja en el último año, pero destaca la “normalización” de su consumo en la sociedad.

vuelve al comienzo de la página