Publicaciones
Libro El juego online
  • Autor: Varios autores - Andrés Báez Moreno, Ramón Barba Sánchez, Maria Paula Carpenteri, Ignacio Colomer Hernández, Ángel de Álvaro, Rafael de Andrés Álvez, Federico Fortunati Padilla, Miguel María García Caba, María de las Mercedes García Quintas, David García Rivas, Matías Gómez Mateos, Gonzalo López, Levi Pérez Carcedo, Carolina Pina, Alicia Sigüenza, Ramón Terol Gómez, Rosa Ventas Sastre, Juan Zornoza Pérez, José Ignacio Cases, Alberto Palomar Olmeda (director)
  • Año: 2011
  • Categoría:
  • Tags: / / / /

En 2011, la industria del juego de azar en España emplea a más de 100.000 trabajadores, aporta más de 5.000 millones de euros a las distintas administraciones públicas por vía impositiva y gestiona, en términos de cantidades jugadas, más de 30.000 millones de euros al año.

Resulta evidente la trascendencia que tiene proceder por primera vez en nuestra democracia a regular con rango de ley un sector económico de esta importancia. Sin embargo, el camino ha sido largo y deja varias cuestiones para el análisis. El juego online describe el complejo escenario en que se articula la Ley 13/2011, de Regulación del Juego, y constituye un sustancial elemento para su valoración.

A comienzos de los noventa, los legisladores reflejaron por primera vez en el Congreso su preocupación por el impacto social de la actividad sobre los grupos vulnerables, la protección y la seguridad jurídica de los jugadores, así como la conveniencia de limitar la publicidad sobre los juegos de azar, en un contexto de coordinación entre la Administración central y las comunidades autónomas. En este marco se desarrolló una potente industria de juego en España, fuertemente reglamentada e intervenida por la Administración, soportando una muy considerable carga fiscal y quedando reducida la ilegalidad a índices marginales.

La aparición y crecimiento del juego por Internet que se ofertaba a residentes en España, desde diferentes paraísos fiscales, por operadores que se amparaban en derechos inexistentes, hizo absolutamente necesaria la regulación del nuevo canal online de juego, cuya normativa era reclamada desde un primer momento por las empresas legalmente autorizadas.

A finales de 2007, el Parlamento aprueba la Ley 56/2007 de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, que  define el nuevo modelo de asignación de licencias de juego para los operadores online y permite la regularización de las empresas que han venido desarrollando actividades de juego online de manera “ilegal”, sin contribuir a la Hacienda pública, ni generar riqueza ni empleo alguno en España.

La Ley 13/2011, de Regulación del Juego, es un texto inquietante para los operadores presenciales que han desarrollado su actividad dentro de la legalidad desde sus orígenes. De acuerdo a ella, las empresas que han venido desarrollando actividades “ilegales” en España obtendrían impunidad por las infracciones administrativas y delitos fiscales cometidos. Además, se les reconoce un estatus para poder desarrollar su actividad con el fondo de comercio y clientela creada durante el periodo previo, circunstancia que constituye una clara ventaja competitiva en el mercado del juego. Por otra parte, la nueva regulación también les permite la publicidad y la promoción, suscribir contratos de patrocinio y establece una fiscalidad notablemente inferior respecto al juego presencial.

Queda por tanto en entredicho, tras la aprobación del texto, la igualdad real entre aquellas empresas que han respaldado la legalidad vigente, y que no han operado juego online sin licencia, con las que se encuentran en paraísos fiscales y que han desarrollado una actividad, previamente sin autorización legal, con importantes beneficios y sin control alguno, ni coste económico o fiscal.

 

vuelve al comienzo de la página