Blog de la Fundacion
La regulación de la publicidad, clave en la apuesta por un Juego Responsable
6 octubre 2017 - | por

La reglamentación de la publicidad del juego, aún pendiente de aprobación en España, se ha convertido en una cuestión clave para el desarrollo efectivo de un Juego Responsable, al que tanto desde las autoridades públicas como desde la industria se apela para frenar las posibles implicaciones negativas de la actividad sobre la sociedad. La materialización de esta reglamentación en el ordenamiento jurídico español, que daría desarrollo a los artículos 7 y 8 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de Regulación del Juego, y completaría lo dispuesto en la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad, es cada vez más necesaria, dado que el Proyecto de Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades de Juego y de Juego Responsable, publicado en 2015, nunca llegó a aprobarse.

El mayor control sobre la publicidad del juego, al que apeló el presidente de la Fundación Codere, José Antonio Martínez Sampedro, en una reciente entrevista para el canal de televisión español La Sexta, es una necesidad de la que se alerta también desde el ámbito médico y de la investigación, y cuyos efectos positivos se pueden hacer extensivos a otros países. En el caso español, un adecuado desarrollo reglamentario limitaría el impacto social del juego online sobre los colectivos más vulnerables y reforzaría la capacidad de supervisión y control sobre estas comunicaciones comerciales, al tiempo que equilibraría la asimetría actual entre la publicidad del juego por internet y el presencial.

“Es importante que esto no se demore y que se den los pasos necesarios”, afirma Ana Estévez, profesora de Psicología de la Universidad de Deusto, especialista en terapia psicológica, intervención social, drogodependencias y otras adicciones. “La evolución del gasto publicitario del juego en España ha aumentado mucho y los jóvenes, que son más vulnerables, están expuestos constantemente a estos mensajes”, añade la psicóloga, al tiempo que defiende la importancia de que las empresas de juego no transmitan la idea de que jugar puede ser una opción de ganarse la vida, justamente como indicó la Comisión Europea en su Recomendación de 14 de julio de 2014, relativa a principios para la protección de los consumidores y los usuarios de servicios de juego en línea y la prevención del juego en línea entre los menores.

Estévez, quien apuesta por un mayor control en el ámbito online, ya que éste “puede llegar a muchas personas de manera muy rápida”, señala la existencia de estudios que relacionan el factor de la publicidad excesiva con el del juego problemático e incide, en este sentido, en la falta de investigaciones que, “de una manera clara e inequívoca”, puedan refutar esta tesis.

“Algunos estudios que hemos realizado desde la Universidad de Nottingham Trent y la Universidad de Deusto han mostrado que aquellas personas con problemas de juego han tenido una exposición mayor a su publicidad”, comenta la investigadora. “También que aquellas personas que son capaces de decirte más marcas de empresas de juego, sufren más problemas relacionados con él”, añade.

Una tesis divulgada por la revista Addiction 

Un reciente estudio de la Universidad de Granada, publicado en la revista científica Addiction, sostiene que el control publicitario puede ayudar a pacientes con trastorno de juego, quienes despliegan una mayor actividad cerebral relacionada con el control de las emociones, dado que éste les exige un mayor esfuerzo mental. El estudio, que se ha llevado a cabo a través de resonancias magnéticas sobre la actividad cerebral, incide en que los estímulos publicitarios de los anuncios sobre el juego, entre ellos los de casinos online, suponen una fuente de emociones para estas personas que podrían afectar a su recuperación, lo que hace que se requiera un mayor control.

“La publicidad de juego en la actualidad es omnipresente. Esta publicidad es especialmente efectiva, disparando emociones que ponen a los jugadores más vulnerables en situación de riesgo (sobre todo jóvenes y jugadores con niveles de gravedad clínica o aún subclínica)”, afirma Juan Francisco Navas, responsable de esta investigación junto a José César Perales, ambos investigadores del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada.

“Por otra parte –añade-, la publicidad tiene un mayor efecto sobre personas vulnerables si se presenta en situaciones de alto impacto emocional, y ese efecto se multiplicará en situaciones mentalmente demandantes o de gran complejidad estimular. Por tanto, debería adoptarse una política de reducción de daños basada en la evidencia disponible que permitiera evitar formas de publicidad que, por su contenido, o su localización, vaya dirigida a extraer beneficios de personas con perfiles de vulnerabilidad”.

Los investigadores consideran “un paso positivo” el anuncio por parte del Gobierno de España de la inclusión, por primera vez, del juego problemático dentro de la Estrategia Nacional sobre Drogas 2017-2024, para la que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad transferirá 9,5 millones de euros a las comunidades autónomas para que realicen sus propios planes de prevención, asistencia y reinserción de personas afectadas.

“Las políticas prohibicionistas han hecho más mal que bien. ‘Bueno’ y ‘malo’ son juicios de valor. Es necesario hablar en términos de beneficios y perjuicios de políticas de salud pública concretas, y poner ambos en la balanza a la hora de decidir si una medida se implementa o no”, indica José César Perales. “Ciertamente, creemos que la regulación de la publicidad, tanto en extensión como en contenidos, y las políticas dirigidas a que las personas que lo deseen vean facilitado reducir la frecuencia e intensidad del juego tienen mucha evidencia detrás que las avalan”, añade.

Con todo, los datos del último informe de Percepción social del juego de azar en España 2017 de la Fundación Codere y la Universidad Carlos III de Madrid, publicado el pasado 12 de junio, muestran cómo España es uno de los países con menor riesgo de juego problemático para su población. El estudio concluye que la incidencia de “alto riesgo” de juego problemático se mantiene en el 0,3% de la población de entre 18 y 75 años. Este nivel es el segundo más bajo de los registrados entre las grandes democracias europeas, igualado por Suecia y solo mejorado por el 0,2% registrado en Noruega.

Estos niveles tan reducidos impiden hablar de sectores sociales en los que este problema sea prioritario o esté extendido. Se puede hablar de perfiles de riesgo a partir de algunas variables, pero no de sectores sociales específicamente afectados por este problema. Por ello, el estudio concluye que son necesarias políticas concretas que atajen de una forma precisa el juego problemático, más que “acciones extensivas orientadas a toda la población o a amplios sectores”.

“Es fundamental que la prevención empiece lo antes posible, pero también que haya una implicación de todos los agentes en la concienciación social, control de la publicidad, legislación, etc”, afirma Ana Estévez.

Sobre el autor

Deja un comentario

Los datos personales que nos aporte serán recogidos en un fichero titularidad de FUNDACION CODERE con domicilio en Avda. de Bruselas, 26, 28108 Alcobendas (Madrid), con la única finalidad de atender adecuadamente sus solicitudes de información. En el caso de producirse alguna modificación de sus datos, le rogamos nos lo comunique debidamente. El ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición se podrá llevar a cabo en los términos legales mediante comunicación a FUNDACION CODERE, en la dirección antes reseñada. Cumplimentado el formulario se entenderá concedido el consentimiento inequívoco para el tratamiento de los datos.

vuelve al comienzo de la página